Los investigadores desvelan el funcionamiento interno de la conducción del calor en los cúmulos de galaxias